Salud 5 mitos de la sangre en la orina (hematuria)

 Vida  noviembre 13, 2015  0

1.El sangrado en la orina tiene que ser visible.

Falso. La sangre en la orina se puede evaluar en un examen general de orina (urianálisis) o a simple vista. Si es detectado solo en el laboratorio y no es visible, se le denomina hematuria microscópica; si es visible, hematuria macroscópica. La prevalencia de hematuria microscópica puede ir del 1 al 20%.

2. Toda hematuria proviene de los riñones.

Falso. Puede originarse en los glomérulos donde se forma la orina (nefrológico) o del sistema colector y de drenaje de orina (urológico). Cuando se estudia una causa urológica debe investigarse los riñones, uréteres, vejiga, próstata y uretra. Por causa glomerular está asociado a edema, hipertensión arterial, proteínas en orina, rash, artritis y alteración de la función renal. Por causa urológica está asociado a síntomas obstructivos e irritativos urinarios, fiebre, dolor o masa abdominal.

3. Toda hematuria es verdadera.

Falso. Puede haber falso sangrado de orina (pseudohematuria) debido a: sangrado de la menstruación o proveniente del recto que se mezcla con la orina; ejercicio físico pesado con desgarro de músculos cuyos productos se degradan y resultan en mioglobinuria; y por ingesta de remolacha, ruibarbo y bayas (fresas, zarzamoras, moras, frambuesas) y medicamentos (nitrofurantoína, sulfonamidas, rifampicina, fenazopiridina y levodopa o carbidopa).

4. El sangrado en la orina es una enfermedad.

Falso. Es importante investigar la causa del sangrado en todo el tracto urinario, ya que representa un signo o manifestación de una enfermedad oculta.

5. Si dejo de orinar sangre, no necesitaré estudios.

Falso. La hematuria puede ser desde un único episodio, transitoria o persistente. Se indica estudiar toda hematuria macroscópica y la hematuria microscópica asociada a síntomas y/o persistente.Entre los laboratorios incluye cultivo de orina, pruebas de coagulación y de función renal (creatinina sérica y tasa de filtración glomerular), niveles de hemoglobina y plaquetas, medición de proteínas en orina y examen de células atípicas (citología) en orina.

Como estudios de imagen se realizan: ultrasonido de riñones y vejiga, urografía excretora o pielograma intravenoso y tomografía del abdomen y pelvis. Se recomienda obtener una visualización endoscópica de la vía urinaria (uretrocistoscopia y ureterorenoscopia).

Proximos Eventos

Facebook

YouTube