El Déficit de Hormona del Crecimiento (DHC) en que el cuerpo no produce suficiente hormona del crecimiento durante la niñez

 Vida  noviembre 23, 2017  0

Cuando los chicos y chicas creciendo, los padres con emoción piensan: ¿Será de mi altura? ¿Crecerá más que yo? ¿Será de la altura de su abuelo? Pero, ¿Qué sucede cuando empiezan a notar que el crecimiento no es normal, en comparación con la estatura de niños de su edad? Este chico o chica, podría tener de déficit de hormona de crecimiento.
La glándula pituitaria, un órgano pequeño en la base del cráneo, es la responsable de producir esta hormona.

Se estima que la incidencia de estatura baja asociada con Déficit severo de Hormona del Crecimiento fluctúa entre 1:4,000 a 1:10,000 niños2
¿Por qué sucede?
La mayoría de las incidencias de la deficiencia de la hormona de crecimiento de la infancia ocurren como casos aislados y no se heredan. Algunos niños nacen con DHC. En otros surge después de nacer debido a una lesión cerebral, tumor o tratamiento con radiación en la cabeza. En algunos niños, no se logra encontrar una causa.3

Existen varias causas de deficiencia de hormona de crecimiento entre ellas: genéticas, malformaciones estructurales del sistema nervioso central, tumores cerebrales, radiación a cráneo, trauma de cráneo, infecciones cerebrales, etc. Se ha descubierto que la deficiencia de la hormona del crecimiento puede también ser parte de un síndrome genético. Sin embargo, en ciertos casos, se desconoce la causa de la deficiencia de la hormona del crecimiento (idiopático). Sin tratamiento, la mayoría de los niños con deficiencia de la hormona del crecimiento no alcanzarán una altura de 1,52 m (5 pies).

Es muy importante la valoración del crecimiento por el pediatra, para poder detectar cualquier anomalía en el crecimiento.

SIGNOS Y DIAGNÓSTICO
Los bebés con GHD tendrán un tamaño normal de recién nacido y podrían no mostrar ningún signo, pero experimentarán un crecimiento lento durante la infancia temprana y posterior en comparación con los niños sanos.
En términos de apariencia, pueden parecer más llenitos y más jóvenes para su edad, mientras que los huesos en el centro de la cara pueden ser mal desarrollados.
Un diagnóstico formal seguirá una serie de pruebas específicas, incluyendo análisis de sangre y radiografías. La evaluación general puede ser compleja y suele por un endocrinólogo pediátrico.4

El perfil clínico, examen físico, existencia de enfermedades crónicas, historial familiar, anormalidades en la curva de crecimiento, los análisis radiológicos de muñeca y la medición de HC en sangre son algunas de las evaluaciones que se realizan para déficit de hormona de crecimiento.

Es importante que los padres conozcan que existen motivos para el crecimiento lento y una estatura por debajo del promedio. En ocasiones, el crecimiento lento es normal y temporal, como en la etapa inmediatamente anterior al inicio de la pubertad. Un Pediatra Endocrinólogo puede determinar por qué el niño está creciendo lentamente.5

La deficiencia de la hormona del crecimiento no afecta la inteligencia y cada niño experimenta los síntomas de manera diferente, que pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos.

Para el tratamiento se da un manejo multidisciplinario que incluye la administración de hormona de crecimiento.
Tratamiento
Se producen los mejores resultados cuando la DHC se diagnostica y trata a temprana edad. Merck cuenta dentro de su portafolio de tratamientos innovadores con Somatropina (r-hGH) para inyección, hormona del crecimiento humana recombinante surgida de una tecnología de ADN y producida, utilizando una estirpe de células de mamífero, que representa lo más avanzado en tecnología recombinante. Terapéuticamente es equivalente a la hormona del crecimiento natural (GH) producida por el propio cuerpo. Merck también posee innovadores dispositivos dosificadores para la administración de la hormona del crecimiento, que promueven significativamente el apego y alcance de objetivos del tratamiento.

Easypod® es un dispositivo electrónico de inyección para la administración de hormona del crecimiento recombinante, que asegura el máximo aprovechamiento del medicamento. Gradúa la velocidad de la inyección y la profundidad de la aguja. Reduce las molestias y el estrés provocado por la inyección. Permite el monitoreo de la adherencia al tratamiento y disminuye el desperdicio.6

Datos recientes demuestran que la deficiencia de la GH no se limita al impacto sobre el crecimiento longitudinal7, sino que puede tener un considerable efecto negativo en la salud y en el desarrollo neurológico de los niños, y ocasionar un cúmulo de factores precoces de riesgo cardiovascular. La deficiencia de la GH diagnosticada en la infancia puede persistir en la vida adulta en un alto porcentaje de pacientes. Si su hijo presenta talla baja acérquese para evaluación con un Endocrinólogo Pediatra.

Proximos Eventos

Facebook

YouTube