Mariposario del Metropolitano le da vida a la ciudad capital

 Vida  Febrero 21, 2017  0

En el pulmón del Parque Natural Metropolitano, en su centro de visitantes, se ha establecido el primer mariposario de la ciudad capital como un nuevo atractivo para el lugar.

El recinto de 400 metros cuadrados ha sido muy bien acondicionado con la temperatura, la vegetación y el alimento que favorece a esos coloridos insectos.

Entre las hojas y las flores de plantas hospederas revolotean mariposas de unas 30 especies nativas de las más de 1,600 que existen en el país, aunque la idea es ir aumentando sus poblaciones.

El mariposario es un espacio abierto al público dedicado especialmente a la cría de y exhibición de los insectos, cuyo objetivo primordial es acercar la naturaleza a los ciudadanos y ofrecerle a la familia un punto más para compartir, indicó la directora del Parque Metropolitano, Dinora Víquez, quien destacó que el proyecto representa un atractivo más para el parque.

En un tour que dura unos quince minutos, según Víquez, en este sitio se puede explorar libremente o mediante un guía las diferentes variedades de mariposas, conocer sobre sus larvas, crisálidas e identificar las plantas específicas u hospederas que frecuenta cada especie.

Para Samuel Valdés, director de Áreas Protegidas de Vida Silvestre del Ministerio de Ambiente e impulsor del proyecto, ‘este mariposario representa un homenaje a la biodiversidad de nuestros bosques y de Panamá, que es considerado por su abundancia de árboles, peces y mariposas’.

El alcalde José I. Blandón, por su parte, indicó que este es el segundo mariposario que cuenta con el apoyo de la Alcaldía de Panamá. El primero fue el Laboratorio del Mariposario, ubicado en la comunidad Emberá Tusipono, en el Parque Nacional Chagres.

Las mariposas transportan el polen de las flores a diversas plantas, con lo cual ayudan a la polinización, hacen parte de la cadena trófica de los seres vivos y son indicadores ecológicos de la diversidad y salubridad de los ecosistemas en que habitan. Sin embargo, en los últimos años, muchas de sus poblaciones se han visto en declive por la destrucción de sus hábitats.

Según un estudio del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales del año 2015, en los últimos 90 años un 6% de las 390 especies de mariposas que existían en la Isla de Barro Colorado, por ejemplo, han desaparecido. ‘Desde la década de 1930, 23 especies de mariposas desaparecieron de la isla, comparado con las 50 a 60 especies de aves que desaparecieron durante el mismo período’, según el documento.
Fuente: laestrella.com

Proximos Eventos

Facebook

YouTube