¿Cómo son las primeras 24 horas posparto para la mamá?

 Vida  Febrero 23, 2016  0

Tras el esfuerzo titánico del parto llega la calma y no es un decir: el cuerpo reacciona siguiendo un patrón más o menos común para todas las mujeres, que los profesionales sanitarios se encargan de respetar para que esas primeras 24 horas resulten lo más fáciles posible. Existe muchísima literatura sobre los cambios en el organismo a lo largo de los nueve meses de embarazo, pero ¿qué pasa inmediatamente después de que llegue el bebé?

“El cuerpo hace muchos cambios para adaptarse al posparto”, explica Diana Vales, matrona e investigadora en políticas públicas de salud. “Especialmente las dos primeras horas, antes del traslado a la habitación.” Tras el nacimiento del bebé, y si todo ha salido bien, el protocolo más habitual es que la madre y el recién nacido se queden en el área de partos principalmente por un motivo de asistencia sanitaria. “Los riesgos físicos en esas primeras horas son los relacionados con el sangrado posparto”, puntualiza Diana, por lo que es conveniente mantener a la mamá bajo supervisión durante ese tiempo, antes de trasladarla.

Los protocolos que se siguen en la mayoría de hospitales españoles tienen mucho que ver con varios aspectos del posparto, que funcionan y se relacionan a la vez. Por un lado, el respeto a la conexión emocional del recién nacido con la mamá, que se da sobre todo en esas primeras dos horas. Por otro, la atención médica a la mujer y al bebé, que en España sigue unos tiempos que se mueven entre el momento del parto y el día en que se concede el alta. “En España no se aplican las altas exprés o parto ambulatorio que se dan en otros países”, puntualiza Diana, “a pesar de que es totalmente posible. No se hace por una cuestión de falta de recursos”. Las altas exprés pueden darse en cualquier momento a partir de la octava hora siempre que se haya dado un parto normal sin complicaciones.

“En las primeras dos horas lo ideal es que el recién nacido no se separe de la mamá, y que esté en un ambiente con el menor número de estímulos físicos posible, con luz tenue y mucho silencio. En esta etapa la madre se vincula de forma emocional y física con el bebé”. El posparto, explica, es un boom hormonal cargado de emociones que se hacen extensibles a la pareja. “La adaptación psicológica que se da en este proceso tiene mucho que ver con los dos, porque en estas dos horas el padre se da cuenta por primera vez de que es papá, y de que tiene que participar activamente con la mujer, estar con ella, tocar al bebé”. Un momento íntimo del que, afirma, deberíamos intentar ser un poco más protectores, aunque a veces las circunstancias lo impidan. “Mi consejo es que los padres intenten estar sin la familia esperando fuera, tanto en el parto como en el posparto, y tampoco estar pendientes del teléfono. Ya sé que es difícil, especialmente después del traslado a la habitación, que es cuando suele romperse ese momento mágico de estar los tres solos”.
Fuente: hola.com

Proximos Eventos

Facebook

YouTube