Cómo aliviar las piernas cansadas

 Vida  noviembre 12, 2015  0

Posiblemente la principal causa de tus piernas pesadas sean los problemas circulatorios. Esto quiere decir que la sangre no puede regresar al corazón y se “estanca” en los tobillos o pantorrillas. Los síntomas de este problema son:

Sensación de pesadez.
Cansancio cuando estamos de pie.
Hinchazón en las extremidades inferiores.
Calambres.
Picores.
Adormecimiento.

Las piernas cansadas son un mal que afecta más a las mujeres que a los hombres. Pueden desencadenar diversas patologías como, por ejemplo:

Edemas
Dermatitis
Várices
Flebitis
Embolias pulmonares
Retención de líquidos

Hábitos para revertir las piernas cansadas

Si sufres de piernas cansadas o pesadas varias veces a la semana quizás sea necesario que consultes con un médico. Puedes complementar cualquier tratamiento con hábitos saludables. Entre ellos destacamos:

Evita pasar mucho tiempo en la misma posición

Si trabajas sentada o parada, cambia de postura de vez en cuando. Por ejemplo, si te pasas todo el día frente al ordenador puedes levantarte y dar unas vueltas alrededor de la oficina. Si tu trabajo requiere que estés continuamente de pie, trata de sentarte cuando tengas la oportunidad.

También puedes hacer ejercicios mientras estás sentada en el escritorio quitándote los zapatos y subiendo y bajando los empeines. No cruces las piernas y trata de que siempre estén bien apoyadas en el suelo. Evita los tacones o los zapatos muy apretados.

Eleva las piernas durante el día

Lo ideal es subir las piernas y pies varias veces en la jornada. Si no, cuando llegues a casa puedes aprovechar para hacerlo. La idea es que estén por encima del corazón. Puedes tumbarte en la cama y elevar las piernas apoyando los talones en la pared. Cuando duermes, pon cojines en los tobillos.

No te expongas al calor

Algunos de los malos hábitos para las piernas cansadas son:

Tumbarte al sol muchas horas en las vacaciones.
Ir a un sauna o a un spa.
Sumergirte en el jacuzzi o en una piscina climatizada.
Depilarte con cera caliente.
Bañarte con agua demasiado caliente.
Encender mucho la calefacción.
Usar prendas demasiado abrigadas (o ropa de cama).

No bebas alcohol ni fumes

Las bebidas alcohólicas dilatan y contraen las venas y hacen que se vuelvan menos permeables. Además, causan hinchazón en las piernas. Por su parte, el tabaco también altera la salud de venas y arterias.

Baja de peso

Los kilos de más empeoran la situación y no permiten a la sangre circular como corresponde. Si tienes obesidad sería bueno que empezaras una dieta saludable no solo para reducir las piernas cansadas, sino por una cuestión de salud general.

Verás como con un par de kilos menos ya te sientes mucho mejor.

Ejercicios para las piernas cansadas
Los ejercicios son muy importantes para reducir los problemas circulatorios y, por ende, las piernas pesadas. Entre ellos destacamos:

Caminar de puntillas
Quítate los zapatos y anda en puntas de pie con los calcetines puestos (si son de compresión mucho mejor). Eleva lo más que puedas los talones y flexiona un poco las rodillas.

Sosténte en un pie
Coloca la planta del pie en el lateral de la pierna contraria (formando un cuatro). Mantén la postura unos segundos y cambia de pierna. Si te animas, hazlo de puntillas.

Abre y cierra las piernas
Acuéstate en el piso o en una colchoneta (también lo puedes hacer en la cama). Eleva las piernas para que queden perpendiculares al suelo. Abre y cierra como una tijera varias veces.

Pedalea
También acostada, esta vez enrolla las piernas hacia el pecho y empieza a hacer movimientos de pedaleo como si estuvieras andando en bicicleta. Repite unos minutos con ambas piernas y descansa.

Remedios caseros para las piernas cansadas

Además de los buenos hábitos y ejercicios, puedes aprovechar las bondades de la naturaleza para reducir los síntomas:

Perejil

Beber una infusión hecha con esta planta aromática es bueno para mejorar las funciones circulatorias. Además, es diurética y evita problemas cardíacos.

Ingredientes

1 ramo de perejil
½ litro de agua

Preparación

Calienta el agua hasta que hierva y realiza una infusión con el perejil picado.
Retira del fuego y deja enfriar. Cuela y bebe 3 cucharadas al día.
También puedes preparar un zumo con el perejil crudo mezclado con un poco de agua en la licuadora.
Bebe hasta 2 tazas por día.

Diente de león

Tiene la capacidad de eliminar el exceso de líquidos del cuerpo y deshinchar las piernas. La infusión de esta planta es perfecta en casos de piernas cansadas.

Ingredientes

1 cucharadita de diente de león seco (5 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Calienta el agua hasta que hierva, añade el diente de león y permite que se haga una decocción durante 5 minutos.
Retira del fuego y deja reposar 5 minutos más.
Filtra y bebe endulzado con miel o estevia. Puedes consumir hasta 3 tazas diarias.

Hamamelis

Es un remedio externo que sirve para masajear la zona afectada. Se recomienda en el caso de personas que trabajan muchas horas de pie cada día. Si no consigues el aceite esencial puedes hacer friegas con la infusión de la planta.

Ingredientes

1 puñado de hamamelis seco
1 litro de agua

Preparación

Calienta el agua y echa el hamamelis. Deja infusionar 10 minutos y cuela.
Echa el agua en un recipiente y, con un paño, haz friegas (ten cuidado de que no sean muy fuertes, sobre todo si tienes várices).

Proximos Eventos

Facebook

YouTube