Los importantes hallazgos en la ampliación del Canal

 Noticias  junio 23, 2016  0

Con las excavaciones de la ampliación del Canal de Panamá se dieron importantes hallazgos para la comunidad científica panameña y mundial.

Y es que los descubrimientos de fósiles cambiaron por completo los estudios que se tenían de la vida del hombre. Tanto así que se pudo determinar cómo fue el estilo de vida, alimentación y cómo vivían durante los periodos precolombino, colonial, departamental y republicano.

Para encontrar estos hallazgos fue necesario escarbar 150 millones de metros cúbicos de material durante estos nueve años de trabajos, suficiente para rellenar 30 veces la longitud de la Calzada de Amador.

Pero hubo un descubrimiento que marcó la historia panameña y fue que durante los estudios de los fósiles y de las formaciones geológicas encontradas, los científicos determinaron que Panamá, la franja más estrecha del continente, empezó a formarse hace más de 20 millones de años y se cerró hace unos 10 millones, y no como se tenía pensado que se formó hace 3.5 millones, explicó Oris Rodríguez Reyes, investigadora-postdoctoral del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Hallazgo impresionante
Rodríguez consideró que ese fue uno de los mayores beneficios para la ciencia que dejó la ampliación. “La oportunidad de ver estos afloramientos que antes no se podían ver, ya que en el trópico es muy difícil estudiar la paleontología por la espesa vegetación, muchas lluvias y la humedad”, dijo.

Agregó que lo que hay ahora son evidencias que apoyan otra teoría sobre el Istmo de Panamá, sobre su emergencia y cuándo ocurrió, añadió.

Otro de los descubrimientos importantes fue el de un bosque que fue consumido por lava de un volcán hace unos 16 millones de años y que, según la científica, por observaciones en el campo y por los análisis de las maderas encontradas fue por una erupción que se registró unos 10 kilómetros al norte de este bosque.

“Esto se pudo establecer por la conservación de los troncos y su inclinación, que permitió saber de qué dirección vino la ola de lava”, expresó la experta investigadora.
piezas aRQUEOLÓGICAS
A unos 5 kilómetros lineales se observa la capa carbonizada que fue descubierta en el año 2010 y se encontró 10 familias de plantas de las que no había reportes.

Distintas especies
Durante la ampliación se reconocieron muchas especies distintas y la mayoría de las encontradas eran contemporáneas exclusivamente de Norteamérica. También se hallaron desde rinocerontes, reptiles, oreodontes, tortugas, etc.

Acotó que todo marca relación que estas especies estuvieron migrando durante el periodo geológico del mioceno.

Rodríguez Reyes explicó que en un artículo que publicó la renombrada científica Catalina Pimiento, quien trabajó con fósiles del megalodón (el tiburón más grande registrado), resaltó que el motivo del decrecimiento de la población de esta especie está relacionado no directamente con factores de temperatura, sino más bien por factores de la presa, ya que lo estaban depredando.

Consideró que ese hallazgo tuvo un alcance muy grande porque permitió establecer que existió el megalodón y por qué se dio su extinción. Y es que según el estudio, muchos de los dientes del tiburón que se encontraron en el Canal era de un tamaño menor de lo que usualmente se había evidenciando. Ello llevó a pensar que Panamá era un centro donde realmente nacían los tiburones y los bebés estaban adaptándose para entonces migrar.

Probablemente Panamá presentaba en el mioceno condiciones aptas para dicho evento de la especie, detalló.

Más hallazgos
Zuleika Mojica, especialista ambiental de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), explicó que estos descubrimientos se dieron en dos sectores: en el atlántico y el pacífico. En este último habían algunas áreas identificadas con nombres por ejemplo: cerro Aguadulce, cerro Sierpe y sitio punto de Cocolí Sur, nombres con que la ACP identificaba estos frentes de trabajo como una nomenclatura para identificar a la hora de hacer un informe de en qué área se había dado el hallazgo.

Mojica indicó que se encontró un molar humano al que se le hizo una prueba con carbono 14 y se mandó a un laboratorio ubicado en Miami, en los Estados Unidos, donde se determinó que tenía una datación aproximadamente de 700 a 720 años antes de Cristo, lo que representa unos 2 mil 700 años.

Esta muela se encontró en el sitio del depósito Cocolí Sur Dos, ubicado en el sector pacífico.

Especies variadas
En las excavaciones también se pudo encontrar fósiles de camélidos y de perros osos, una especie extinta y que eran pequeños caballos que aparentemente estaban adaptados a los bosques y se alimentaban de ramas de los árboles.

También se halló siete dientes de mono que revelan el descubrimiento más antiguo de una migración que se dio a través del Istmo hace 20 millones de años.

De seguro que en una futura nueva ampliación del Canal se hallarían muchas más especies

Fuente: midiario.com

Proximos Eventos

Facebook

YouTube