Erradicar el VIH comienza por la prevención

 Noticias  diciembre 1, 2015  0

El VIH continúa siendo una epidemia para la humanidad. Para el 2030, ONUSIDA, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, ha establecido como objetivo primordial erradicar la enfermedad. Para ello, considera fundamental que los gobiernos y la sociedad trabajen en aumentar la consciencia de prevención, el acceso al tratamiento y la reducción de la propagación del virus.

VIH y SIDA son dos conceptos diferentes. El acrónimo VIH se refiere al virus de inmunodeficiencia humana, esto es un retrovirus que ataca al sistema inmunológico, Se llama retrovirus ya que, por sí solo no puede replicarse, para hacerlo, necesita enzimas que se encuentran en las células del sistema inmunológico. Por esta razón, a las medicinas utilizadas para el tratamiento de la infección por VIH se les llama antirretrovirales.

Por otro lado el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) corresponde a las manifestaciones avanzadas y conjunto de enfermedades asociadas a la inmunodeficiencia producida en la persona infectada (generalmente, procesos infecciosos o tumorales) y que resultan de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Esta fase puede tardar entre 2 y 15 años en manifestarse, lapso que varía de persona a persona.

El VIH es transmisible: cualquier ser humano, bajo ciertas condiciones, puede contraer el VIH, sin importar raza, religión, edad, sexo u orientación sexual.

LA PREVENCION
Una vez que una persona adquiere la infección por VIH, todos sus fluidos contienen el virus. Sin embargo, los únicos fluidos capaces de transmitir el virus son la sangre, el semen, el líquido preseminal, los fluidos vaginales y la leche materna. La transmisión del VIH ocurre cuando cualquiera de estos fluidos infectados entra al torrente sanguíneo de otra persona.

Estos fluidos pueden llegar al organismo a través de vías o conductas específicas y muy bien definidas, a saber: por vía sanguínea, transmisión vertical (de madre a hijo) y/o por contacto sexual.

Tener consciencia de que existe el riesgo de infección, es el primer paso para tomar las medidas de prevención adecuadas. Es necesario erradicar el mito de que el VIH es una infección que sólo afecta a ciertas poblaciones o grupo de personas. Si no se implementan las medidas de prevención adecuadas, las personas serán más vulnerables a la infección. Toda la sociedad en general está expuesta a la epidemia y especialmente las poblaciones que no tienen consciencia de que están en riesgo.

LIDIANDO CON EL DIAGNOSTICO
Una vez conocido el diagnóstico, la mayoría de las personas reaccionan con incredulidad. Saber que se ha contraído la infección por el VIH genera temor y las personas pueden sentirse invadidas por emociones fuertes que generan ansiedad. Existen diversas formas para enfrentar el diagnostico. Lo ideal es trabajar la aceptación mientras se cultiva la fortaleza emocional.

Tener VIH no significa llegar rápido a la etapa más avanzada de la infección. Actualmente existe una variedad de medicamentos llamados antirretrovirales que garantizan, con un buen control y seguimiento del tratamiento, una buena calidad de vida y la disminución marcada y sostenida le la progresión de la enfermedad.

Una vez confirmado el diagnóstico, se recomienda emprender una revisión del sistema inmunológico. Es necesario identificar a un especialista en las áreas de infectología o inmunología, con experiencia en el manejo de la infección por el VIH. Como primer paso, los especialistas recomiendan hacer dos pruebas de laboratorio llamadas carga viral y recuento linfocitario. El primero, mide la cantidad de virus que está en la sangre y el segundo determina el estado del sistema inmunológico a través del conteo de las células CD4 y CD8, que son las que nos protegen contra infecciones. Adicionalmente a esto, suelen emprenderse otras pruebas para tener un adecuado control y seguimiento médico.

Para continuar con una vida normal, las personas pueden tomar varias medidas. Comer bien es muy importante, ya que los alimentos permiten que el sistema inmunológico trabaje a su máxima capacidad, proporcionan al cuerpo los nutrientes esenciales que requiere para la buena salud, mejoran la fuerza, la energía y ayudan a prevenir enfermedades. Padecer VIH hace que el organismo sea vulnerable a ciertas infecciones. Preparar y guardar la comida en lugares aseados puede reducir la propagación de los gérmenes, incluidos aquellos que causan diarrea. Es necesario cocinar muy bien los alimentos y evitar comerlos crudos, lavarse correctamente las manos antes y después de preparar los alimentos, de comer o de ir al baño.

Proteger al organismo de bacterias, hongos u otros virus que puedan afectar la salud es crucial.

REFORZAR LA INCLUSION Y EL ACCESO AL TRATAMIENTO
A menos que una persona esté incapacitada médicamente, tener un diagnóstico positivo para el VIH no impide continuar la rutina habitual que se tenía antes de conocer el diagnóstico. La inclusión es un derecho de las personas que padecen el VIH. Quienes padezcan VIH deben conocer sus derechos y hacerlos valer. Nadie puede exigir una prueba para acceder a la universidad, o a un empleo o para acceder o conservar un puesto de trabajo u obtener algún ascenso laboral. Si las personas consiguen barreras de este estilo, existen organizaciones que luchan por la defensa de las personas con VIH promoviendo que se les haga valer sus derechos a la vida, la salud, la educación y el trabajo.

Desde 2013, ONUSIDA ha emprendido nuevas metas para aumentar el acceso universal al tratamiento. Para el 2020 ONUSIDA espera que el 90% de las personas con VIH conozcan su estado serológico, que el 90% de las personas con VIH elegibles para tratamiento reciban tratamiento con antirretrovirales y que el 90% de las personas con tratamiento presenten una carga viral indetectable.

El cumplimiento de las metas 90-90-90, asegura que los países logren, un diagnóstico oportuno de VIH, mejoren la calidad y tiempo de vida de las personas así como la disminución de la transmisión del VIH.

Para este 1° de Diciembre, ONUSIDA se plantea la estrategia de respuesta rápida para acabar con el SIDA, que incluye:

Inversiones anticipadas.
Centrarse en los lugares, poblaciones y programas que tienen mayor impacto.
Catalizar la innovación para la gente que más lo necesita.
Involucrar a líderes locales en respuestas específicas, sostenibles y responsables.
Crear nuevas alianzas.
Mantenerse firme en cuanto a los derechos humanos.
Lograr resultados sin dejar a nadie atrás.

Alineada a las prioridades establecidas en la estrategia de ONUSIDA, GSK trabajando en nombre ViiV, desarrolla estrategias de acceso para que los pacientes puedan, a través de los planes de salud pública, beneficiarse de los antirretrovirales que tiene a disposición.

ViiV es una compañía global especializada en VIH establecida en Noviembre de 2009 por Glaxosmithkline (GSK) y Pfizer. Se dedica a generar avances en el tratamiento y cuidado de las personas que viven con VIH. Shionogi se une a la compañía en octubre de 2012.

GSK (GlaxoSmithkline) es una de las empresas farmacéuticas y del cuidado de la salud guiada por la ciencia. GSK está comprometida en mejorar la calidad de vida de los pacientes para que puedan acer más, sentirse mejor y vivir más tiempo.
Fuente: Mi Diario

Proximos Eventos

Facebook

YouTube