Cuidado con el mal uso de las redes sociales

 Noticias  mayo 31, 2016  0

¿Cuánto daño puede hacer una mentira, intencional o no, que se divulga en las redes sociales?

La respuesta fue la cantidad de recursos, personal y tiempo que perdió la Policía Nacional al atender un supuesto caso de rapto de un menor de 10 años del Centro Básico General Melchor Lasso De la Vega en Ciudad Bolívar, Alcalde Díaz, que resultó ser falso.

La alerta se dio a las 10:30 a.m. del jueves, cuando dos estudiantes llorando aseguraron que al menor se lo habían llevado sujetos en una camioneta. La denuncia estaba acompañada con una cadena de WhatsApp que relataba que varios casos se habían registrado en dicho sector.

Afortunadamente todo resultó ser falso.
Pero este no es el único caso, ya que algo parecido ocurrió el 18 de octubre del 2012 cuando un niño de nueve años dijo que su hermano de 10 años y su amigo de 11 fueron devorados por un lagarto cuando se bañaban en el río Palomo, en Santa Clara, Juan Díaz.

Todo fue una mentira del niño, quien confesó luego de que por más de 24 horas personal del Sinaproc mantuvo una férrea búsqueda.

Al final los niños, que acostumbraban a deambular en las calles, fueron llevados a un albergue.

Miedo. Es otra reacción que se busca provocar.

Opinión de experto
Para el sicólogo César Garzón Ábrego, la familia es la primera que enseña inconscientemente a los hijos a faltar a la verdad.

“Los engaños infantiles denotan frustración o ganas de llamar la atención”, agregó.

Pero Garzón también reconoce que el mal uso de las redes sociales puede generar este tipo de conductas, ya que es frecuente que los padres comenten estas cosas frente a sus hijos sin saber si es cierto lo que los pequeños asumen como verdad por escucharlo de ellos.

En el tema de las cadenas, las autoridades advierten que siempre debe confirmarse qué fuente las emite, ya que una mentira intencionada puede causar caos en la población.
Fuente: midiario.com

Proximos Eventos

Facebook

YouTube