Mordió a un rival y escupió al árbitro

 Deportes  marzo 13, 2016  0

Diego Costa lo ha vuelto a hacer. El ex del Atlético, permanentemente en el filo de la navaja en cuanto a actitud y entrega, superó este sábado ese delicado umbral para acabar expulsado en el duelo que el Chelsea perdió ante el Everton en Goodison Park (2-0).

El ariete ‘blue’, que había recibido una cartulina amarilla en la primera mitad y había sido objeto de análisis por parte de algunos medios televisivos tras propinar un escupitajo que a punto estuvo de impactar en las botas del colegiado Michael Oliver, recibió la segunda tarjeta en los últimos minutos del choque, concretamente en el 87′, tras protagonizar una fea acción junto a Gareth Barry.

El centrocampista ‘toffee’ propinó una dura entrada al ’19’ del Chelsea. Su reacción no tardó en llegar y se encaró rápidamente con el medio inglés hasta el punto de rozar su rostro. Lo peor, sin embargo, aún estaba por llegar. Tras algunos segundos frente a frente, Costa abrió su mandíbula y propinó una especie de mordisco a Barry.

La realización televisiva no aclaró la acción, ya que podría tratarse de algún tipo de movimiento con la lengua. Todo apunta a que será el propio Barry el que deberá aclarar lo sucedido, aunque resulta significativo que el propio jugador del Everton apenas se queja tras recibir las ‘caricias’ del ariete. Un hecho que negaría la versión del mordisco puro y duro. El propio Costa, además, acabó atenuando su airada reacción con un pequeño abrazo. Ya era tarde.

La acción le costó a Costa la segunda amarilla y, en consecuencia, su primera expulsión como futbolista del Chelsea. Ya con 2-0 en el marcador tras el doblete de Lukaku, los ‘blues’ se quedaron sin margen de maniobra para remontar. El mundo del fútbol condenó rápidamente su acción y ahora es cuestión de tiempo descubrir si recibirá algún tipo de sanción.
Fuente: Mi Diario

Proximos Eventos

Facebook

YouTube